Criptomoneda llamada bilur

Criptomoneda llamada bilur

Bitcoins

La moneda llamada «bilur» y creada por la empresa de servicios financieros R Fintech, con sede en Londres, utiliza la tecnología iniciada por el bitcoin, al tiempo que trata de ofrecer una alternativa a quienes están cansados de las salvajes fluctuaciones que han afectado a las monedas digitales. «Se trata de la primera criptomoneda con un valor real», declaró a la prensa en Ginebra el director general de R Fintech, Ignacio M Ozcariz.
Para empezar, la empresa ha valorado un bilur como equivalente a 6,5 barriles de crudo Brent, lo que lo convierte en un activo con un valor de 356 dólares (326 euros). La empresa petrolera Hockley, con sede en Texas, ha reservado inicialmente un millón de barriles de crudo como garantía para respaldar la moneda, pero ha dicho a R Fintech que puede aumentar el valor si el bilur se hace popular.

Qué es el bitcoin

La lenta recuperación de la crisis financiera que tuvo lugar en 2008 en EE.UU. y la voracidad fiscal de los gobiernos, despejaron el camino para el auge de las criptodivisas. Destacando entre la abrumadora cantidad de criptodivisas, aparece bilur, una criptodivisa con una propuesta de valor única.
Desde 1971, cuando el presidente Nixon abandonó el patrón oro, el mundo ha estado operando con un sistema monetario llamado fiat. Que se basa en la confianza de la comunidad y en la promesa de pago por parte de la entidad emisora de dinero. El dinero fíat no es más que un certificado fiscal; sin él, no tendría valor alguno. Este sistema, en el que los bancos crean dinero mediante préstamos, tiende a provocar inflación, burbujas financieras y deudas públicas imposibles de pagar.
Se produjeron varias crisis en todo el mundo. Como alternativa al sistema colapsado, en 2009 nació el bitcoin. Junto con el resto de criptomonedas nacidas después, representa el rechazo a la manipulación de las monedas fiduciarias en manos de los gobiernos y los bancos centrales.

Valor del bitcoin

El reciente y rápido crecimiento del mercado mundial de criptoactivos le ha permitido alcanzar un tamaño relativo considerable, sólo inferior al de los principales gigantes tecnológicos. Al haber alcanzado tal dimensión, los criptoactivos han atraído lógicamente la atención de los reguladores, que buscan simultáneamente gestionar los riesgos emergentes, al tiempo que exploran las posibilidades de que estas alternativas de dinero digital apoyen las mejoras en los sistemas de pago actuales.
El universo de los criptoactivos: Oportunidad de crecimiento… pero no sin riesgoLos criptoactivos son un signo de los tiempos que vivimos en la medida en que combinan innovación tecnológica, oportunidad e incertidumbre. Definidos a grandes rasgos, estos activos comprenden el universo de las criptomonedas y otros tipos de bienes y servicios que utilizan la criptografía y la tecnología blockchain para funcionar. A partir de esta definición, ha proliferado una plétora de connotaciones que no siempre son lo suficientemente excluyentes. Por ejemplo, estos activos excluyen las monedas, aplicaciones y servicios que son simplemente virtuales o digitales pero que carecen de cifrado como sistema de generación y protección.

Noticias de bitcoin

Las criptomonedas son puramente digitales, y no tienen ningún valor intrínseco más que su criptografía y la capacidad de registrar información de forma semipermanente en la cadena de bloques. Por lo tanto, la mayoría de las criptomonedas derivan su valor únicamente de la demanda del mercado, para un producto puramente digital.
Sin embargo, las salvajes fluctuaciones de precios de las criptodivisas (y su prácticamente nulo valor intrínseco) no son buenas para las personas que buscan más estabilidad y seguridad en sus activos. Las stablecoins nacieron de este deseo de estabilidad y valor real entre los criptoactivos.
Las stablecoins son tokens digitales que derivan su valor de otro activo al que están vinculadas y se supone que reflejan su precio. Se supone que este otro activo es menos volátil, y por lo tanto da a la criptodivisa stablecoin los beneficios tanto del activo como del cripto. Por ejemplo, una stablecoin puede estar vinculada a un metal precioso (como el oro), al petróleo, a otra moneda (como el USD), a los diamantes, a las materias primas industriales y prácticamente a cualquier otro activo negociable.
Se supone que las stablecoins colateralizadas tienen dicho activo (fiat o materias primas) guardado en reservas. Se supone que sólo se emiten nuevos tokens cuando se ha adquirido y asegurado un valor igual del activo. Las stablecoins criptocolateralizadas están vinculadas a otras criptodivisas (lo que parece algo extraño). Éstas mantienen su vinculación mediante mecanismos de estabilidad y sobrecolateralización. Este fue el caso de la stablecoin DAI de Maker DAO.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad