Criptomoneda muere passwords portatil

Criptomoneda muere passwords portatil

Brian armstrong

Enlargeelycefeliz / FlickrA finales de enero, la esposa de un fundador de una bolsa de criptomonedas testificó que su marido se llevó inadvertidamente a la tumba al menos 137 millones de dólares de activos de clientes cuando murió sin dar a nadie la contraseña de su ordenador portátil cifrado. Ahora, los inversores indignados quieren exhumar el cuerpo del fundador para asegurarse de que está realmente muerto.
Más informaciónLa bolsa digital pierde 137 millones de dólares porque su fundador se lleva las contraseñas a la tumbaLa dudosa historia se dio a conocer en febrero, cuando la esposa de Gerry Cotten, fundador de la bolsa de criptomonedas QuadrigaCX, presentó una declaración jurada en la que afirmaba que había muerto repentinamente mientras estaba de vacaciones en la India, a la edad de 30 años. La causa: complicaciones de la enfermedad de Crohn, una afección intestinal que rara vez es mortal. En ese momento, QuadrigaCX perdió el control de al menos 137 millones de dólares en activos de clientes porque estaban almacenados en un ordenador portátil del que -según la declaración jurada de la viuda- sólo Cotten conocía la contraseña.
La viuda Jennifer Robertson declaró que no tenía ni la contraseña ni la clave de recuperación del portátil. El portátil, dijo, almacenaba el monedero frío -es decir, un monedero digital no conectado a Internet- que contenía la moneda digital perteneciente a los clientes de la bolsa. Además de al menos 137 millones de dólares en moneda digital pertenecientes a más de 100.000 clientes, otros 53 millones de dólares estaban inmovilizados en disputas con terceros, según informaron entonces los inversores.

Noticias de bitcoin

¿Cuántas veces nos han dicho que no compartamos nuestras contraseñas? Pues bien, los clientes del criptointercambio canadiense QuadrigaCX desean que su fundador, Gerald Cotten, haya ignorado este consejo. Cotten, que al parecer falleció en diciembre de 2018, se llevó consigo una costosa información: la contraseña para acceder a la moneda digital de los clientes, que se mantiene en el almacenamiento en frío.
El almacenamiento en frío es cuando un titular de criptoactivos -en este caso, el intercambio- mantiene las monedas fuera de línea, o no en un ordenador o servidor. Aunque el almacenamiento en frío mitiga el riesgo de un hackeo, el acceso a las monedas suele requerir contraseñas y códigos cifrados para los dispositivos que guardan la criptodivisa. Y ahora la debacle ha llegado a los tribunales. Según un informe de CoinDesk, la viuda de Cotten, Jennifer Robertson, en una declaración jurada, dijo que parece que una parte importante de la criptodivisa estaba, de hecho, guardada en frío y que el fallecido Cotten era el único titular del acceso a las monedas, que incluían alrededor de 26.000 bitcoin
«El ordenador portátil desde el que Gerry realizaba los negocios de las Compañías está encriptado y desconozco la contraseña o la clave de recuperación. A pesar de las repetidas y diligentes búsquedas, no he podido encontrarlas escritas en ningún sitio», dijo Robertson. Según la declaración jurada, la bolsa también tenía unos 11.000 Bitcoin Cash,

Quadriga fintech solutionscompany

Unos 190 millones de dólares están fuera del alcance de cientos de miles de criptoinversores. La muerte de un hombre, el único poseedor de las criptomonedas de una bolsa en Canadá, demuestra que aún queda mucho por hacer cuando se trata de proteger las participaciones en el salvaje oeste de las monedas digitales.
Parece una película. Imagínese un vasto almacén de tesoros, esperando ser reclamados en medio de silenciosas profundidades subterráneas, en una bóveda. ¿La bóveda? Bueno, es impenetrable, salvo por una llave. La llave pertenece a un hombre, y a un solo hombre.
Allí se encuentran 190 millones de dólares, atados en criptografía que aparentemente nadie podrá recuperar… tal vez nunca. Ahí radica un enigma de la seguridad digital. ¿Qué significa que se pueda perder tanto cuando se silencia un solo latido?
La noticia fue, y es, así: La bolsa de criptomonedas QuadrigaCX, con sede en Canadá, aparentemente no puede hacerse con 190 millones de dólares en criptomonedas mantenidas en nombre de clientes, que abarcan bitcoin y Ethereum, entre otras monedas digitales. Esto se debe a que el fundador de la firma, Gerald Cotten, de 30 años de edad, que murió en la India en diciembre de 2018, era la única persona que conocía las contraseñas del «almacenamiento en frío.» La noticia fue impartida a través de presentaciones judiciales a finales del mes pasado por la viuda del fundador, Jennifer Robertson. La firma ha solicitado ahora protección frente a los acreedores.

Gerald cotten

WASHINGTON (WASHINGTON POST) – El intercambio de activos digitales Quadriga CX tiene un problema de 200 millones de dólares (270 millones de dólares) sin una solución obvia – sólo el último cuento de advertencia en el mundo no regulado de las criptodivisas.
El acceso a los «monederos» digitales de Quadriga CX -una aplicación que almacena las claves para enviar y recibir criptodivisas- parece haberse perdido con el fallecimiento del director ejecutivo de Quadriga CX, Gerald Cotten, que murió el 9 de diciembre en la India por complicaciones de la enfermedad de Crohn. Tenía 30 años.
Cotten siempre fue consciente de la seguridad: el portátil, las direcciones de correo electrónico y el sistema de mensajería que utilizaba para dirigir la empresa de cinco años estaban encriptados, según una declaración jurada de su viuda, Jennifer Robertson.
Asumió la responsabilidad exclusiva del manejo de los fondos y las monedas, así como de la parte bancaria y contable del negocio y, para evitar ser hackeado, trasladó la «mayoría» de las monedas digitales a una cámara frigorífica.
Sus medidas de seguridad son comprensibles. Las casas de cambio virtuales sufrieron al menos cinco grandes ataques el año pasado. Japón, sede de algunas de las bolsas de activos digitales más activas del mundo, también ha sido escenario de dos de los mayores hackeos de criptomonedas conocidos: la debacle de Mt. Gox en 2014 y el robo de casi 500 millones de dólares en tokens digitales de Coincheck el pasado enero.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad